domingo, 19 de diciembre de 2010

Paul Gilbert, Sevilla 17/12/2010

Sala Q

Paul Gilbert: Guitarra, Voz
Tony Spinner: Guitarra, Voz
Craig Martini: Bajo, Voz
Jeff Bowders: Batería

Dice mi amigo Carrascus que no hay nada más coñazo que un guitarrista virtuoso. Bueno, no le falta razón. Aunque más pesado es Robert Fripp con sus Soundscapes. De todas formas en vivo y en directo no es lo mismo que en los discos y para cualquier guitarrista de medio pelo como yo, ver a alguien de cerca con esa técnica y esa velocidad hacer esos malabarismos en un mástil es una oportunidad que no se presenta todos los días. Y máxime cuando hablamos de uno de los grandes, grandes. Nada menos que Paul Gilbert.
Anoche tuvimos todo lo que podíamos esperar: virtuosismo a raudales, guitarra signature, marshalls, pedaleras para ciempiés, duelos, posturitas, caña, distorsión…una sala hasta la bandera llena de jevilones que puño con cuernos en alto movían sus melenas en señal de reverencia al dios de la guitarra. Más alto, más fuerte, más rápido, más tó.

Bueno, fuera de coñas, estuvo muy bien. Paul Gilbert desgranó un repertorio basado en su último trabajo Fuzz Universe y lo aliñó con un buen puñado de versiones y viejos temas de sus anteriores formaciones Mr. Big y Racer X. En la banda Tony Spinner, un viejo mercenario de Toto, en la segunda mejor guitarra, y una muy acertada sección rítmica con los desconocidos para mi Craig Martini y Jeff Bowders. De entre los temas del último trabajo me quedo con el título que da nombre al disco “Fuzz Universe”, dejando claro casi al principio del concierto de qué iba todo aquello por si algún despistado se había perdido. Después un momento álgido donde Gilbert se puede decir que tocó techo, y nosotros con él, en ese alarde de técnica que es “Technical Difficulties”, de su etapa en Racer X. Y es que el título lo dice todo, no?. Un momento más o menos meloso dentro de tanta tralla, fue la preciosa “Green-Tinted Sixties Mind”, ésta de la época Mr. Big. Respecto a las versiones, pues hubo de todo. A mi es que me encantan las versiones. Ver cómo alguien se atreve a rehacer o destrozar un clásico, siempre me ha gustado. En el caso que nos ocupa pues hombre…marcarse un “Rock Me Baby” de BB King en plan tapping pues como que no. Pero el “Roundabout” de Yes sonó cojonudo y se me pusieron los pelos de punta. Ésta sí que sí. Después se marcó antes del bis un “Light My Fire” de los Doors bastante simpático y donde se veía que Gilbert y los demás disfrutaban a tope. Sobre todo cuando llegaba aquello de “…try to set de night on FIREEE”. Por cierto que dijo que no iba a hacer la pantomima de meterse en los camerinos un par de minutos y volver a salir….que quería seguir tocando porque se lo estaba pasando bien (lo mismito, lo mismito que dijo Jorge Ilegal). También se marcó el "Little Wing" del Hendrix (da la sensación de que todo guitarrista que se precie quiere rendir tributo al maestro tocando esta canción) y acabó el concierto con “Go Down” de los AC/DC.

Y por último despedirnos de la Sala Q, que cierra sus puertas definitivamente el próximo 31 de diciembre. Desconozco el detalle de por qué del cierre. Supongo que no les salen las cuentas, y aunque en las dos últimas ocasiones que he estado allí el lleno ha sido total, la falta de apoyo y remar solos contracorriente en los tiempos que corren es imposible. Es una pena y una gran pérdida porque han mantenido a lo largo de los años un programa muy atractivo, sobre todo en lo metaloide, a precios populares. Suerte en próximos proyectos.

Más buenos vídeos aquí.
Setlist:
Silence Followed by a Deafening Roar
Fuzz Universe
Olympic
The Last Rock And Roll Star
Rock Me Baby
Scarified
Norwegian Cowbell
Will My Screen Door Stop Neptune
Green-Tinted Sixties Mind
Technical Difficulties
Paul Vs. Godzilla
Roundabout
Batter Up
Light My Fire
Propeller
I Want to Be Loved
Little Wing
Down to Mexico
I’m Not Addicted
Go Down

domingo, 28 de noviembre de 2010

Ilegales, Sevilla 26/11/2010

Sala Q

Jorge Martínez:
Guitarra, Voz
Alejandro Blanco: Bajo, Voz
Jaime Belautegui: Batería, Voz

Ilegales se despiden después de 30 años. ¡Adios Amiguitos! es el nombre de la gira que los trae, por segunda vez, a la Sala Q de Sevilla, en una desapacible noche de viernes y que congregó hasta llenar la sala a cientos de admiradores con ganas de pasar una velada de rock gamberro e irreverente. Muchos calvorotas y ex sampedrinos. Viejas caras conocidas no sé de dónde. Olor a porro y chupas de cuero. Ninguno de los allí presentes bajaba de la treintena.
Nunca he asistido a un concierto donde hayan tocado tantas canciones. No me equivoco si afirmo que debieron rondar las 40. Se ve que Jorge Ilegal y Cía. estaban con ganas y querían despedirse a lo grande, repasando de cabo a rabo su repertorio y dándole a la gente todo lo que esperaban y más. Comenzó espiando los juegos de los niños, cantó al hombre solitario, juró por el bigote de Isabel Pantoja que todos los pasodobles son una puta mierda, se coló en la fiesta y metió mano a las chicas, reconoció seguir teniendo un problema sexual, su admiración por los delincuentes habituales y su amor por Varsovia, y acabó arengando al publico a destruirlo todo a lo pogo. Y todo esto del tirón, sin bises ni mariconadas. No sé cuanto fueron. ¿Dos horas y media?. No me acuerdo. Sólo sé que me lo pasé de puta madre.

domingo, 21 de noviembre de 2010

Caballero Reynaldo & The Grand Kazoo, Málaga 19/11/2010

Fnac

Luis G.
- Voz, Guitarra
Santi Serrano - Batería
Manoel Macía - Guitarra
Román García - Bajo, Voz
Manu Pahinui - Lap Steel, Mandolina, Voz

En el marco de las X Jornadas del Cómic de Vélez-Málaga, el pasado viernes tuve la oportunidad de ver por primera vez en directo a Caballero Reynaldo con una inédita configuración de los Kazoos y, sobre todo, tuve el placer de conocer en persona a estos ilustres liZteros que conozco virtualmente desde ya algunos años.
Primero Román García, la mayor eminencia zappiana de la península, charló sobre la relación de Zappa con las artes gráficas haciendo una revisión de las portadas de sus discos y observando los numerosos guiños y referencias entre ellas, los distintos autores de las mismas, la relación y admiración recíproca de Zappa con todos ellos...un aluvión de información interesantísima para todo zappiano que se precie. Por mi parte, aunque conocía algunos de los datos, fue mucho lo que me llevé nuevo.

Y después, mini show de Caballero Reynaldo & The Grand Kazoo interpretando como ya sabemos fantásticas versiones de Zappa en clave de country, en ocasiones con letras en español especialmente adaptadas por Román García, y que le dan a estas canciones un baño de originalidad que pocos hubieran pensado que fuera posible. De hecho creo que todos, los propios artistas en primer lugar, nos hemos sorprendido del acierto y éxito de esta apuesta, que los ha llevado a presentarla en numerosos bolos por todas partes, incluída una memorable actuación en la Zappanale 2010, el mayor y más prestigioso festival zappiano del mundo. El sábado repetían en Vélez-Málaga, pero ésa tuve que perdérmela. Algo escribirán por ahí.

Pero sobre todo, como ya dije, el placer fue conocerlos en persona. No sólo a los músicos sino también a José Vicente y señora que también se apuntaron a la tournée, y otros ya conocidos como Arroyero, José Luis y Mo, que tampoco podían faltar a esta cita. Ésta última creo que fue la que ha movido cielo y tierra para traerlos. Un saludo a todos.

Setlist (de memoria, sin confirmar en contenido ni orden)
Dirty Love
Loco Club (Mudd Club)
Electric Aunt Jemima
Big Leg Emma
Búscala Bien (Find Her Finer)
Pojama People
Es Gay (He's So Gay)
Bobby Brown Goes Down
Srta. Pinky (Miss Pinky)
El Hombre Magdalena (Muffin Man)
Eat That Question


domingo, 14 de noviembre de 2010

Charles Lloyd New Quartet, Sevilla 13/11/2010

Jazz en Noviembre
Teatro Central

Charles Lloyd: Saxo Tenor, Saxo Soprano, Percusión
Jason Moran: Piano
Reuben Rogers: Contrabajo
Eric Harland: Batería

Que cuatro de los seis temas que interpretaron antes de los bises fueran baladas, hizo que mi mujer pegara alguna cabezadita. Y es que la música que salía del saxo de Charles Lloyd invitaba a amodorrarse, sobre todo a esas horas, comodamente sentados en una butaca y a salvo del frío de fuera. Cualquiera que conozca la discografía de este septuagenario y teniendo en cuenta que presentaba su último disco Mirror (2010), no se extrañará de lo que escuchó anoche en el Central.
El concierto no me pareció nada espectacular ni va a formar parte de los momentos memorables que he vivido en este recinto, pero tampoco tenía mayores pretensiones y simplemente disfruté sosegadamente de la interpretación de una leyenda como Charles Lloyd. La sensibilidad con la que soplaba su instrumento era palpable y la buena acústica del teatro casi te permitía sentir la apertura y cierre de las válvulas. Los acompañantes, todos más de 35 años más jóvenes que Lloyd, formaban un grupo compacto en el que se daban la mano unos a otros pasándose el protagonismo, cuando el maestro los dejaba hacer sólos, y que acompañaban perfectamente al líder en sus labores.
Este año el cartel ha bajado un poco su nivel con respecto a otros años (la crisis, claro), pero es de agradecer que al menos siga fiel a su cita anual y con los precios populares de siempre. Por cierto, lleno absoluto anoche.

domingo, 10 de octubre de 2010

Rememorando viejos conciertos: Camel, Madrid 10/10/2003

Sala Macumba

Anunciaron en el 2003 una gira de despedida. Quizás a un grupo con el caché del Camello (o dromedario, más bien) cada vez le costaba más encontrar promotor. No lo sé. El caso es que se presentaban en la modesta sala Macumba de Madrid en principio el 13 de junio, tal y como rezaba la entrada. No recuerdo por qué se programó finalmente el concierto para otra fecha, concretamente el 10 de octubre (hace hoy 7 años). Creo que por algún problema de salud de algún integrante de la banda, que en aquellos días estaba formada por Andrew Latimer, Ton Scherpenzeel a los teclados, Colin Bass (al bajo, claro) y un imberbe embrutecido llamado Denis Clements a la batería. Muy lejos quedaba ya la formación clásica con el fallecido Bardens (al que Andy reverenció mirando al cielo en algún que otro tema), y es que ya hace tiempo que Camel es la banda de acompañamiento de Latimer. De todas formas era la primera ocasión que tenía de verlos y estaba ansioso por que llegara el momento. Tengo más cariño a Camel que a sus hermanos mayores King Crimson o Yes. Cosas de la vida.
El inicio del concierto no pudo ser más espectacular con “Lady Fantasy”. Como escarpias se me ponen los vellos del brazo sólo con recordar esa intro de teclado, esa entrada de Latimer con la contundente batería, esa melodía, esa voz…15 minutos de suite…la obra maestra de Camel en el primer plato. Después de esto uno puede pensar que el concierto ha tocado techo, pero en la obra de estos señores hay tantos temas magistrales que, dosificándolos bien, consiguieron mantener el nivel de todo el concierto. Sonaron “Unevensong”, “Rhayader” (con homenaje explícito a Bardens por parte de Latimer) , “Lunar Sea”, “Arubaluba”… Latimer estuvo magistral a la guitarra y con su característica voz imprimió su personalidad a los temas. Por poner algunos “peros” al concierto: la ridícula canción “Fox Hill” con Colin Bass a la voz, el a veces estridente teclado de Scherpenzeel, y la excesiva contundencia con las baquetas de Clements. Nosotros, en primera fila, casi podíamos tocar los zapatos de Latimer (alguno de los cabezones de las fotos debe ser el mio), rodeados de gente educada, sin empujones ni tonterías, fieles seguidores que coreaban los temas y que incluso corregían a Latimer, cuando éste no supo fechar correctamente el tema “Hymn to Her”. Y llegamos al final con el único bis “Never Let Go”, después de unas dos horas de concierto, y con la satisfacción de haber visto a uno de los grandes.
Hoy día Andrew Latimer se recupera a base de quimioterapia de un cáncer que lo ha dejado casi listo. Es admirable que, a través de su página web, él mismo haya ido mostrando su deterioro y evolución y cómo se muestra optimista y con ganas de seguir adelante. Ojalá el Camello vuelva a las andadas y aquella gira de despedida quede en anécdota.

Setlist:
Lady Fantasy
Unevensong
Hymn to Her
Echoes
Drafted
Rhayader
Rhayader Goes to Town
Lunar Sea
Another Night
Ice
Spirit of the Water
Fox Hill
Arubaluba
Mother Road
For Today
---
Never Let Go

miércoles, 6 de octubre de 2010

Cita en Sevilla, ¿te acuerdas?

Desde el año 1984 hasta el año 1991, Sevilla tuvo un festival que se llamó “Cita en Sevilla” Fueron ocho ediciones por las que pasaron artistas y grupos de primer orden como Miles Davis, The Kinks, James Brown, Frank Zappa…por sólo citar a unos cuantos muy llamativos . Y otros muchos que también se anunciaron pero por unos motivos u otros se cayeron del cartel. Los que vivieron aquellos conciertos los recuerdan con nostalgia y sabiendo que fueron testigos de algunos de los más grandes momentos musicales que se han vivido en esta ciudad. Para los que vimos pasar todas esas citas con más pena que gloria por no tener ni un duro en el bolsillo o fruto de cierta inmadurez musical, pues no nos queda otra que lamentarnos de la oportunidad perdida.
De todos los musiquitas que conozco personalmente, mi amigo Carrascus es quien se lleva la palma. Nadie como él puede contarte más batallitas sobre la historia musical en general y sevillana en particular porque la ha vivido en primera persona y ha conocido a sus protagonistas. Hace un tiempo emprendió la titánica tarea de documentar todo lo que aconteció en las ocho ediciones de “Cita en Sevilla” y por fin ha acabado. De verdad que todos los artículos son merecedores de ser publicados juntos en un librito. Para mí ha sido una gozada leer todas y cada una de las entregas porque me ha permitido conocer todo aquello que siempre quise saber sobre aquellos certámenes, y además aderezado con el gran sentido del humor de este hombre y soportado por una base documental sólida que incluye hemeroteca y revistas de la época y testimonios de algunos de los propios protagonistas.
Los artículos están publicados en su blog, de lectura obligada para todo el que le interese la música. Yo lo descubrí no hace mucho, pero desde entonces no dejo de visitarlo porque es como el libro de Petete: enseña y entretiene. Aquí dejo los enlaces. Gracias de nuevo Sr. Carrascus.

sábado, 2 de octubre de 2010

U2, Sevilla 30/09/2010

+ Interpol
Estadio Olímpico


Bono: Voz, Guitarra
The Edge: Guitarra, Voz, Teclados
Adam Clayton: Bajo
Larry Mullen Jr.: Batería

Llevo casi 25 años esperando este concierto. U2 hace tiempo que no es ni de lejos mi grupo favorito y sus últimos trabajos los sigo sin mucho entusiasmo, pero significaron mucho para mi cuando empecé a interesarme por la música, allá por el año 86, 87. Mis primeras cintas de casete se grabaron con discos de U2 y también es de ellos el primer disco de vinilo que compré. En el 87 dieron un mítico concierto en el Bernabeu, pero me pilló demasiado joven y tieso. Mucho después he intentado conseguir entradas para verlos en Madrid, Barcelona, San Sebastián, que es donde vienen siempre, pero por un motivo u otro siempre fracasaba. Hasta que por fin, este año han caído. Y nada menos que en casita. Hace un par de años no te hubiera creído si me lo dijeras.
Desde mi privilegiada atalaya en el Estadio Olímpico he podido seguir diariamente el montaje del chiringuito, y he de decir que es lo más espectacular que he visto nunca. Durante una semana he visto cómo decenas de trailers descargaban toneladas de material en piezas que cientos de hombres, como hormiguitas, iban ensamblando a modo de puzzle, hasta elevar al cielo esa impresionante garra y esa pantalla cónica extensible de 360º.
Pero entremos ya en faena y hablemos del concierto. Como ya he apuntado, en cuanto a espectacularidad de escenario, imagen, despliegue, organización…creo que de momento he tocado techo tras lo visto la pasada noche. No puedo decir lo mismo del sonido, que al inicio del concierto fue realmente malo pero mejoró sustancialmente a partir del tercer o cuarto tema. Al menos es lo que percibí desde mi posición. ¿Y qué posición es esa?...pues me metí en todo el meollo, en el anillo interior. Y tampoco necesité para ello pasar la noche durmiendo en la puerta, simplemente llegamos al estadio a una hora prudencial y accedimos a la zona sin ningún problema, mal que le pese a algún capullo que me recriminaba que “yo llevo aquí desde las 8 de la mañana”.
Hacia las 8 de la tarde salieron al escenario Interpol. Mira que me gustaron hace 5 años, cuando los vi en Roskilde, pero anoche me resultaron absolutamente planos, con todos los temas sonando igual. Su último y homónimo disco no está mal para escucharlo en casa, pero en directo es cansino, cansino. No despertaron muchas pasiones, y la gente ya estaba pidiendo la hora. Hora que ya se iba acercando, como marcaba un confuso reloj sobre la pantalla de leds, hasta que ya sí, rondando las 10, los cuatro irlandeses iniciaron un solemne recorrido hacia el escenario bajo los acordes de Space Oddity. ¡Ufff!...ahí se me erizaron los vellos. No porque ya empezaba, que también, sino por escuchar esa obra maestra a todo trapo en un intimidante estadio.
Momentos grandes del concierto, a mi criterio: Cincuentones tocando canciones compuestas por y para veinteañeros. Me refiero a las dos revisitaciones a su primera etapa con New Year’s Day y Sunday Bloody Sunday. Una de las cosas que me gustan de U2 es que sigan tocando estas canciones tan distintas a las actuales y sigan funcionando perfectamente en directo.- Elevation. Este tema te hace saltar como pocos. Es un auténtico subidón.- Versión a capella, con todo el estadio cantando, de I Still Haven´t Found What I’m Looking For. Por cierto que el estadio estaba hasta la bandera.- En North Star, una canción que no conocía, Bono pide a la gente que enciendan sus teléfonos móviles para que parezcan estrellas en una galaxia. Se bajan las luces y consigue el efecto deseado, vaya que sí.- In a Little While / Miss Sarajevo. Dos de las más preciosas canciones de esta gente. Miss Sarajevo también me pone los pelos de punta. Y eso que sin la voz del gran Pavarotti pierde mucho. ¡Bravo Tutto! ;•).-Amazing Grace / Where the Streets Have No Name. Aunque no acabo de entender la manía de muchos artistas de meter ese himno religioso hasta en la sopa, la verdad es que quedó muy bien como intro a la intro de ese pedazo de tema que es Where The Streets Have No Name. Otro pelotazo en directo.
Momentos no tan grandes: Las canciones del último disco no cuajan en directo. Es un disco para escuchar como un todo y en casa, y me gusta mucho. Pero en directo no van.- Los topicazos de solidaridad: el desfile de velitas de Amnistía Internacional, el discurso de Desmond Tutu, MLK.- El toquecito disco de varios temas: I’ll Go Crazy, Ultraviolet
Bueno aparte de todo esto, volver a destacar el descomunal, impresionante y magnifico espectáculo visual que acompaña a la música. La organización, también la mejor que he conocido en espectáculos en este estadio. Y que pasé una magnífica tarde, recordando viejos tiempos y en compañía de mi mujer y mis mejores amigos.

Setlist:
Return of the Stingray Guitar
Beautiful Day
New Year’s Day
Get On Your Boots
Magnificent
Mysterious Ways
Elevation
Until the End of the World
I Still Haven’t Found What I’m Looking For
North Star
Mercy
In a Little While
Miss Sarajevo
City of Blinding Lights
Vertigo
I’ll Go Crazy If I Don’t Go Crazy Tonight
Sunday Bloody Sunday
MLK
Walk On
---
One
Amazing Grace / Where the Streets Have No Name
---
Ultraviolet (Light My Way)
With Or Without You
Moment of Surrender

jueves, 23 de septiembre de 2010

Mario, dos años después


Nombre: Mario González Ballesteros
Edad: 2 años
Estatura: 90 cm
Peso: 12 Kg
Pasiones: los coches y los caballos
Serie favorita: Jim Jam & Sunny
Héroe favorito: Pocoyo
Cantante favorita: Ella Fitzgerald
Palabra que más repite: NO

martes, 7 de septiembre de 2010

Atomic, Sevilla 06/09/2010

48 noches. Cultura abierta en la UNIA
Jardines del Monasterio de La Cartuja


Fredrik Ljungkvist: Saxo tenor, Saxo barítono, Clarinete
Magnus Broo: Trompeta
Havard Wiik: Piano
Ingebrigt Haker Flaten: Contrabajo
Paal Nilssen-Love: Batería

Si alguien lee una mala crítica en internet de un concierto de Atomic, que me lo diga. Y esta no va a ser una excepción. Anoche, en los agradables jardines del monasterio de La Cartuja y al precio de 0€ la entrada, disfrutamos de un magnífico concierto de este quinteto escandinavo.
En las primeras filas, varios chiquillos esperaban sin duda otro tipo de concierto, y evidentemente a los pocos minutos desaparecieron. Y es que la propuesta musical de Atomic no es sencilla de digerir. Los que nos tragamos discos de Ornette Coleman y otros artefactos similares estamos curados de espanto pero la verdad es que el concierto de anoche de Atomic fue mucho más accesible de lo que inicialmente esperaba. Sobre la aparente anarquía de los solistas Ljungkvist y Broo se mantenía una magnífica sección piano-contrabajo-batería con ritmos a veces casi pop que te dejaban llevar fácilmente durante los 8 o 10 minutos que venía a durar cada pieza. Sinceramente esperaba un concierto espectacular, que la energía transmitida fuese mucho mayor. Lo que recibimos fue, que no es poco, un buen concierto. Destacaría al batería Paal Nilssen-Love, con su kit ridículo frente a su altura, y que en todo momento llenaba huecos que aquí y allá iban dejando el contrabajo o el piano. También me gustó mucho Ljungkvist, uno de los líderes indiscutibles del quinteto, cuando tomaba su saxo barítono. A mi es que me encanta cómo suena ese cacharro.





En el repertorio, varios temas nuevos que no conocía y que el propio Ljungkvist me identificó cuando me acerqué al final del concierto para que me firmara el disco que le compré. Un tío simpático.
Por último agradecer a la UNIA una vez más esta magnífica propuesta musical para el inicio del curso musical jazzístico-sevillano, y animarlos a que sigan con la iniciativa por muchos años. Y ya de paso mis más míseros deseos para Cajasol y su decisión de enterrar el ciclo Rising Stars.

Setlist (más o menos):

Green Mill Tilter
¿?
Db Gestalt
No Name
Sanguine
Andersonville
---
¿?

sábado, 7 de agosto de 2010

Crónica de una muerte anunciada

Hoy me he deshecho de todas mis cintas de casete. El pequeño necesita cada vez más espacio vital y era cuestión de tiempo que fueran al cubo de la basura. Sabía que este momento llegaría un día u otro así que ya me había preparado mentalmente, pero no ha evitado que me hayan venido a la mente tantos y tantos buenos recuerdos mientras separaba religiosamente plástico de papel. Y es que no sólo se trataba de reciclar, sino de despedirme una por una de todas ellas. Finalmente he indultado a unas cuantas. Por su valor sentimental, porque por lo demás no tienen valor ninguno. Son todas cintas grabadas que o bien tengo el disco original en vinilo o CD o bien son grabaciones de la radio o de algún lejano bootleg que hoy día es fácil de conseguir en la red.
Por mis manos han ido desfilando las TDK (la mejor relación calidad-precio), Basf (las peores), Maxell, Sony, That’s (las más raras), Philips, Scotch, Panasonic, Agfa, Fuji, … normales (las baratas), de hierro (las buenas), de cromo (las de lujo), de metal (las robadas), … de 60 (para discos muyyy largos), de 90 (las ideales), de 120 (no recomendadas), … transparentes, opacas, de colores. La mayoría sin mucho esmero, otras con su curro gráfico, muchísimas con las carátulas recortadas del Discoplay, en algunas los créditos del LP original. Y es que, sobre todo en los últimos tiempos, uno cada vez le daba más importancia a la portada, los créditos, los músicos que venían en el LP original, y quería tenerlos aunque fuera escrito a boli en el cartón de la cinta. En definitiva, si no tengo dinero para comprar el disco original, que mi cinta se parezca lo máximo posible.
Hasta hace un año, en mi coche el reproductor de música era de casetes, así que a todas les di una última pasada, sistemáticamente, una a una, en los trayectos al trabajo. Así descubrí que muchas estaban deterioradas (las Basf, claro), otras la calidad dejaba mucho que desear, algunas se liaban y murieron, y entre las que aún sonaban bien pues redescubrí discos que hacía años no escuchaba y descubrí autenticas bazofias que no me explico cómo llegaron un día a gustarme. Mención especial para las cintas de conciertos grabadas de la radio con locutores lamentables que reventaban la escucha. Sálvense algunos de Radio 3 y Canal Sur.
Ahora, con coche nuevo, sin pletina en casa, ni walkman, y con el peque empujando con sus trastos, ha llegado el momento de decirles adiós y gracias por todo.

martes, 27 de julio de 2010

Ben Keith RIP



Acabo de leer la noticia de que ha fallecido Ben Keith. Mano derecha de Neil Young y maestro de la Pedal Steel, su sonido y buen hacer puede escucharse en más de la mitad de la discografía del canadiense. Tenía 73 años, pero aparentaba estar en muy buena forma. Así pude comprobarlo en la única ocasión que pude verlo tocar en vivo, acompañando a su viejo amigo. Fué en Oeiras, hace un par de años, y a ese concierto pertenece la foto. Desde hoy Neil Young debe sentirse mucho más viejo, pero sobre todo tremendamende triste. Un saludo Ben, allí donde estés.

lunes, 26 de julio de 2010

Mark Knopfler, Córdoba 25/07/2010

30 Festival de la Guitarra de Córdoba
Plaza de Toros

Mark Knopfler: Guitarra, Voz
Matt Rollings: Teclados
John McCusker: Violín, Flauta
Glenn Worf: Bajo, Contrabajo
Danny Cummings: Batería
Richard Bennett: Guitarras, Voz
Michael McGoldrick: Flauta, Gaita
Guy Fletcher: Teclados, Guitarra, Voz

Joé qué caló hace en Córdoba. Si además estás en la arena de una plaza de toros bastante petadita y encienden los (so)focos , te sientes como pollo en una granja. Así estuvimos esperando a que saliera Mark y su tropa mientras escuchábamos bluses, uno tras otro, que no pegaba ni con cola para lo que íbamos a escuchar después. Antes de empezar, la organización del Festival de la Guitarra de Córdoba nos pide encarecidamente que no hagamos fotos ni vídeos, “por expreso deseo del artista”, “para no desconcentrarlo”. ¡Anda ya!...¿estoy pagando casi 60 eurazos y me vienes con que no puedo molestarte por echarte una fotito?... ¡déjate de coñas Mark!. Y que conste que no soy precisamente de los absurdos que se llevan todo el concierto filmándolo con el móvil.
Las sillitas en el escenario hacían temer lo que después se confirmó…Que el señor Knopfler está ya mayorcete y prefiere dar los conciertos sentadito. ¡Joder!...¡ni siquiera se levantó para el Sultans!. No sé…a lo mejor el hombre tiene un problemas en la espalda. Si es así, me callo. Arrancó el concierto con Border Reiver, con esa mezcla de rock y folk irlandés que tanto le gusta en sus últimos discos, para continuar con una de sus mejores piezas en solitario, What It Is, sonando Knopfler 100% y la gente con muchas ganas. Bajó el ritmo bastante con la triada Sailing To Philadelphia, Coyote y Hill Farmer’s Blues, para a continuación empezar con las palabras mayores. Cuando el pipa de turno sacó esa guitarrica plateada era de esperar que empezaran a sonar los acordes de Romeo & Juliet. Preciosa. La guitarra y la canción. Incluso la ejecución de tito Mark. Aquí pude “deleitarme” con algún ejemplar de cierta fauna que se encuentra uno en un concierto de estas características. A ver, tipo cuarentón, casi nunca ha salido de su pueblo, seguidor de los Dire Straits desde que tenía 15 años, se sabe todas las canciones en inglés pero nunca ha aprendido inglés y las canta tan alto y tan fuerte que cualquiera en un radio de 5 metros lo oye desgañitarse. Entrañable, pero un coñazo. La noche empieza a ponerse interesante. Qué queréis que os diga. Para alguien como yo a quien se le pasó el tren de los Dire Straits, lo que más me atrae de este concierto es que me toquen canciones de los Dire Straits. Y si entre las seleccionadas están Sultans of Swing y Telegraph Road, pues me doy con un canto en los dientes. Precisamente tras Romeo & Juliet, y después de unos oeeeh, oeh, oeh, oeeeh con arreglos de la propia banda (verídico), arrancó el archiconocido riff de los Sultanes del Swing. Subidón, subidón, decepción. ¡Joder!...¡escuchas la sección rítmica y suena a grupo de barrio!. Y por supuesto versión recortada. ¡Po favó, po favó!…¡que Telegraph Road arregle estoooo!. De todas formas la gente en general parece estar pasándoselo bomba. Es éste uno de los momentos álgidos del concierto y la temperatura literalmente sube algún grado más.
Tras la tempestad, de nuevo la calma de otra triada de temas de Knopfler en solitario que ni fú ni fá. Quizá Speedway at Nazareth despertó mi atención y me preparó convenientemente para esa obra maestra que es Telegraph Road. Ahora sí. Ahora sí me sonaba como tantas veces la he escuchado en discos y vídeos. Aunque Knopfler tenga la manía de cambiar los tiempos en la voz, como un Dylan cualquiera. Lo mejor de la noche, y falsa despedida para retomar el primer bis con otra apuesta segura: Brothers In Arms y So Far Away. La primera, con esa guitarra sobresaliente, tan trágica, sonó con la autenticidad que eché en falta durante todo el concierto. Y la segunda, pues ocupa un especial lugar en mi corazoncito, por ser una de las primeras canciones que me aprendí la letra, cuando mi profe de inglés en 1º de BUP me la ponía en el instituto.
De nuevo despedida y vuelta tras un par de minutos para acabar el concierto con la típica canción con la que no se debe acabar un concierto. Al menos en un recinto como este. En fin, he sido bastante crítico (¡he dicho joder tres veces!), pero es que el concierto me supo a poco. Sobre todo después de haber disfrutado tanto dos días antes con Elvis Costello.



Setlist


Border Reiver
What It Is
Sailing to Philadelphia
Coyote
Hill Farmer's Blues
Romeo & Juliet
Sultans of Swing
Done With Bonaparte
Marbletown
Speedway at Nazareth
Telegraph Road
---
Brothers in Arms
So Far Away
---
Piper to the End

sábado, 24 de julio de 2010

Elvis Costello & The Sugarcanes, La Rábida 23/07/2010

Las Noches del Foro
Foro Iberoamericano de La Rábida

Elvis Costello: Voz, Guitarra
Jerry Douglas: Dobro, Voz, Mandolina
Jim Lauderdale: Guitarra, Voz
Dennis Crouch: Contrabajo
Mike Compton: Mandolina, Voz
Stuart Duncan: Violín, Banjo
Jeff Taylor: Acordeón, Flauta

Aquí estoy rascándome como loco (qué gustito) porque ayer literalmente nos devoraron los mosquitos. Ya me estaba imaginando al Costello como el Zappa de la portada de The Man From Utopia. Afortunadamente todos los mosquitos se quedaron tomando cervezas fuera y en el interior la cosa estaba mucho más tranquila. Por cierto que qué magnífico lugar para un concierto como éste el Foro Iberoamericano. Nunca había estado allí, y me gustó muchísimo, por la comodidad, la acústica…También acompañó que hacía una temperatura excelente.
Pues bien, con cerca de media hora de retraso y menos de media entrada, salta al escenario Elvis Costello con seis músicos más. Sin mediar palabra arrancan con Mystery Train poniendo bien claro sobre la mesa de qué iría todo aquello: concierto acústico con toques de bluegrass, ganas de pasarlo bien, versiones para todos y charlas con el público. Me costó seguir los comentarios de Elvis. Tengo mi inglés un poco oxidado. Hubo momentos sublimes en los que Costello hizo alarde de su dominio vocal. No muchos lucimientos musicales, quizá alguno del magnífico Jerry Douglas con el dobro. Y muchas versiones, que encandilaron al público. A mi particularmente me toco la fibra ese magnífico tema que es Friend of the Devil de los Grateful Dead y que ya cantaba mi crío con sólo cinco meses. De su propio repertorio, Costello reinventó la rueda con temazos como I Want You y (What’s So Funny ‘bout) Peace, Love and Understanding y llegó al corazoncito de muchos con She (vale, esta no es suya tampoco) y April 5th, el tema que compuso junto a Rosanne Cash y Kris Kristofferson. Alguna con alma de groopie ;·) lanzo algún "I love You" a Costello, el cual devolvió personal y comunitariamente, para que todos nos sintiésemos atendidos. En el escenario el buen rollito se palpaba. Como decía mi amigo Iván, no parece que el trabajo de estos músicos fuera precisamente estresante. Ya me gustaría a mí que mi trabajo consistiera en eso. Por cierto que Iván sacó unas fotos cojonudas que aquí comparto para el mundo mundial.

El otro gran placer de la noche fue conocer personalmente a Lu(isa) y a Emilio "Koloke". Una pareja estupenda con la que compartimos unas cuantas cervezas hablando de los conciertos de unos y de otros. De los que coincidimos y de los que nos hubiera gustado coincidir. Nos podríamos haber tirado toda la noche, pero lamentablemente teníamos que coger carretera y manta. De lo que estamos seguro es de que nos volveremos a ver.

Setlist

Mystery Train
Blame It On Cain
Down Among the Wines and Spirits
New Amsterdam / You’ve Got to Hide Your Love Away
Good Year for the Roses
Complicated Shadows
April 5th
Hidden Shame
The Delivery Man
Jimmie Standing in the Rain
Slow Drag with Josephine
(The Angels Wanna Wear My) Red Shoes
Friend of the Devil
Alison / The Wind Cries Mary / Somewhere
Don’t Lie to Me
---
Bedlam
She
I Want You
---
All These Strangers
(What’s So Funny ‘bout) Peace, Love and Understanding?
Sulphur to Sugarcane
Everyday I Write the Book
Happy

lunes, 28 de junio de 2010

AC/DC, Sevilla 26/06/2010

Estadio Olímpico

Angus Young: Guitarra
Malcolm Young: Guitarra, Voz
Brian Johnson: Voz
Cliff Williams: Bajo, Voz
Phil Rudd: Batería

Tómese de aquí la crónica de hace poco más de un año. Cámbiese Madrid por Sevilla, Dog Eat Dog y Anything Goes por High Voltage, y el frío y la lluvia por calor pegajoso. Y ya está. Todo igual...salvo mi niño, mucho más guapo que entonces.







Setlist:
Rock N Roll Train
Hell Ain't a Bad Place to Be
Back in Black
Big Jack
Dirty Deeds Done Dirt Cheap
Shot Down in Flames
Thunderstruck
Black Ice
The Jack
Hells Bells
Shoot to thrill
War Machine
High Voltage
You Shook Me All Night Long
TNT
Whole Lotta Rosie
Let There Be Rock
---
Highway To Hell
For Those About to Rock

domingo, 6 de junio de 2010

Fito & Fitipaldis, Sevilla 29/05/2010

Estadio Olímpico

"Fito" Cabrales: Voz, Guitarra
Carlos Raya: Guitarra
Daniel Griffin: Batería
Javier Alzola: Saxo
Alejandro "Boli" Climent: Bajo
Joserra Senperena: Teclados, Acordeón

Dicen los puristas que Fito nunca debió dejar Platero y Tú, y que se ha vendido a la radiofórmula. Lo cierto es que el pasado sábado metió a, calculo, unas 10.000 personas en el Olímpico y todas parecían disfrutar de lo lindo.
Comenzó el programa con unos muy ruidosos Supersubmarina y continuó con La Cabra Mecánica en la que dicen es su gira de despedida. La verdad es que Lichis y Cia. son pura fiesta en el escenario y el puntito nostálgico de la despedida empujaba a pasar un buen rato. Con absoluta puntualidad, al igual que los dos grupos predecesores, salió el Fito y sus Fitipaldis para saciar hasta al más insaciable con cerca de dos horas y media de concierto. Un artista de éxito como Fito ofrece conciertos con producción de gama alta, como así puede verse en la intro del concierto, las pantallas, las luces y el sonido, aunque éste último fue pésimo en los dos o tres primeros temas. El setlist, he leído por ahí que es el mismo durante toda la gira, así que no se complica mucho el hombre y no deja margen para sorpresas. Yo, que conozco más o menos la mitad de su repertorio, eché en falta algunas y me sobraron baladas. La banda que lo acompaña es bastante buena. Sobre todo me gustó el batería Daniel Griffin, que no necesitó el manido solo de batería para demostrar cómo dar los golpes adecuados en los momentos adecuados. No me gustó apenas el trabajo de Javier Alzola en el saxo. A menudo me sonaba fuera de tono, aunque puede que fuera un problema de ecualización o de prestaciones de mi oreja de trapo. El resto de músicos hicieron su trabajo de una forma más que correcta y el Fito, pues también. Me parece un buen guitarrista y es una pena que su espectáculo no se preste a más improvisación y naturalidad.
Con este concierto despiden el primer tramo (o leg, que dirían los ingleses) y se van de vacaciones hasta septiembre. Abur Fito.

Setlist (no confirmado, lo he copiado de por ahí):

Antes de que cuente diez
Un buen castigo
Por la boca vive el pez
Viene y va
Me equivocaría otra vez
Como pollo sin cabeza
Me acordé de ti
Todo a cien (la versionó La Cabra Mecánica en su set)
Catorce vidas son dos gatos
La cuisine de Bernard
Quiero beber hasta perder el control
Barra Americana (Lichis invitado en la voz)
Que me arrastre el viento
Whisky barato
Deltoya (versión rocanrolera)
Tarde o temprano
La casa por el tejado
Soldadito marinero
Al cantar
Abrazado a la tristeza
Corazón oxidado
Qué necesario es el rocanrol
Acabo de Llegar

sábado, 22 de mayo de 2010

Nicholas Payton Quintet, Sevilla 14/05/2010

13er Festival de Jazz de la Universidad de Sevilla
Teatro Alameda


Nicholas Payton: Trompeta, Voz
Marcus Gilmore: Batería
Vicente Archer: Contrabajo
Daniel Sadownick: Percusión
Lawrence Fields: Fender Rhodes, Piano

Decimotercera edición del Festival y, como viene siendo habitual, con un cartel de lo más apetecible. Lamentablemente este año sólo he podido asistir al concierto de Nicholas Payton. Me hubiera encantado también haber podido ver a Uri Caine el jueves y al trio Steve Swallow/Dave Liebman/Adam Nussbaum el sábado.
Nicholas Payton es un trompetista de la generación denominada de los “Jovenes Leones”, a la que también pertenece Terence Blanchard, que pudimos ver en este mismo escenario el año pasado. Sólo conocía uno de sus discos, Gumbo Nouveau, por lo que esperaba un concierto repleto de sabores nuevaorleanianos, pero la propuesta de la pasada noche era mucho más elaborada, aunque ciertos ramalazos en la línea esperada cayeron hacia el final del concierto. A veces de lo más evocador, a veces sofisticado, a veces aburrido, Paytón confeccionó mucho del repertorio de la otra noche alrededor de su voz, con reminiscencias a lo Chet Baker. La trompeta fue casi secundaria. La verdad es que no canta mal el hombre. Lo mejor de la noche para mi, el fantástico percusionista Daniel Sadownick. En tándem con el batería Marcus Gilmore (nieto del mítico Roy Haynes), regaló unos ritmos y momentos percusivos memorables, a un nivel muy por encima del Fender Rhodes del que abusó Lawrence Fields (problemas de sonido incluídos) y de la simpleza del contrabajo de Vicente Archer. Aún así, y como director del cotarro, Payton supo dar un concierto bastante agradable.



Sadownick se marcó un solo prácticamente calcado a éste, pero más extenso y con un final apoteósico.

sábado, 1 de mayo de 2010

Theo Travis & Robert Fripp, Málaga 30/04/2010

Teatro Echegaray

Theo Travis: Flauta, Saxo Soprano
Robert Fripp: Guitarra

Todos sabemos de la convicción de Robert Fripp de que una fotografía puede robarle el alma, así que no es de extrañar que ponga todo su empeño en que esto no suceda. Por si el aviso por escrito que te entregan a la entrada no fuera suficiente, cuatro personas de una forma solemne se encargan de repetírtelo al inicio del concierto en alemán, francés, inglés y español. Por este orden. Cierto que la teatralidad en la forma de comunicar el mensaje, con el sonido de fondo de soundscapes pregrabados, formaba parte del show, y resultó al menos curioso.

Tras esta entrada se presentan en el escenario Travis y Fripp que, tras un breve oteo a la grada, toman sus instrumentos y comienzan a llenar el ambiente de esos sonidos envolventes y tan evocadores. La primera pieza fué la más larga, casi diez minutos, y no tardaron mucho en darnos el primer y único "caramelito", en la forma de Moonchild. La mayoría de las piezas fueron breves y no reconocí muchas de las incluidas en su trabajo Thread y su extensión Live at Coventry Cathedral. De hecho me sorprendió la contundencia y ditorsión de la guitarra de Fripp en momentos determinados de algunos pasajes, que no se aprecia en la mencionada grabación en directo en la Catedral de Coventry, para no romper una vidriera, supongo.

El concierto duró aproximadamente una hora y cuarto, incluyendo un bis. A priori no mucho para un concierto, pero el tiempo adecuado para una propuesta musical como esta. Antes del concierto temí que pudiera ser pesado pero lo cierto es que se me hizo muy ameno y la duración me pareció muy acertada. No pensó lo mismo más de uno, que desalojó el teatro mucho antes de terminar el concierto. Eso sí, se cuidaron muy mucho de hacerlo entre temas para no distraer a los músicos, pero no evitó que Fripp les lanzara dardos con la mirada.

Una vez más tuve el placer de compartir sesión musical con el gran Arroyero y la sorpresa de conocer allí mismo a dos inesperados liZteros, Monster y su compañera. Por si fuera poco, también de sorpresa, mi enlace laboral malagueña Mercedes estaba allí con su marido. Una verdadera pena no haberme podido quedar a tomar una copichuela. Mi compañero de fatigas Iván y yo teníamos dos horas por delante hasta llegar a casa. Un saludo para todos y hasta la próxima.

Setlist
The Emporium
Tears for Lydia
Steel Eyes, Velvet Heart
Moonchild
Soaring and Gliding
Blue Calm
Lamentation
Pastorale
Duet for the End of Time

viernes, 9 de abril de 2010

Amores Grup de Percussió, Sevilla 07/04/2010

Ciclo de Música Contemporánea 2010
Teatro Central

Pau Ballester: Percusión
Jesús Salvador "Chapi": Percusión
Ángel García: Percusión
Carles Salvador: Percusión
José Luis Carreres: Percusión
Daniel Flors: Bajo Eléctrico

Segunda ocasión que acudo al Ciclo de Música Contemporánea del Teatro Central y las dos veces por el mismo motivo: escuchar música de Zappa. En la primera ocasión, hace ya siete años, la Orquesta Ciudad de Granada interpretó una variada selección del bigotudo en un concierto propio del mejor Ensemble Modern. En el día de ayer, la propuesta era diferente. Y además no todo el programa estaba dedicado a Zappa.
Amores Grup de Percussió es un trío valenciano de la escuela de John Cage formado por los percusionistas Pau Ballester, Jesús Salvador “Chapi” y Ángel García. El programa se desarrolló con una pieza de Iannis Xenakis, otra de Karlheinz Stockhausen y una suite final de Frank Zappa, con una duración total de poco más de una hora. Aún cuando mi principal interés por el concierto de anoche era la citada suite formada por “The Black Page”, “Inca Roads” y “Echidna’s Arf (Of You)”, la primera parte resulto sin embargo bastante más interesante. Interesante porque son unas obras desconocidas para mi y la sutileza y efectismo en la ejecución del trío fueron sublimes. La primera pieza, “Okho” de Xenakis, es bastante tribal, pero ya muestra la precisión y coordinación de los tres miembros. La segunda, “Tierkreis” de Stockhausen, la superó con creces. Aquí se cambiaron los timbales por vibráfonos y en el desarrollo se hizo uso de elementos como cajas de música y un pequeño organillo, generación Casio PT1. Incluso las cuidadosas pisadas de los músicos en el parqué al desplazarse de un instrumento a otro desvirtuaba levemente el clímax que consiguieron crear.
Tras estas dos piezas, se incorporan tres músicos más para interpretar la suite de Zappa. La instrumentación queda configurada con una batería, percusión, tres vibráfonos (uno de ellos sintetizado) y bajo eléctrico, con el añadido puntual de voces. Son tres piezas de sobra conocidas en el universo zappiano y con una orquestación, así no difiere en exceso de las grabaciones que tantas veces hemos escuchado, pero no deja de ser más que emocionante escuchar estas piezas en la ejecución de tan buenos músicos. Los arreglos y los puentes entre las piezas de la suite son del propio Chapi. En su cara se mostraba a menudo la pasión y satisfacción por la música que estaba interpretando No recuerdo cuánto duró la suite, pero se me pasó volando. Al finalizar, y cuando los músicos se despedían a pie de escenario, Chapi miró al cielo y lanzó un beso. En sus labios se pudo leer perfectamente el nombre de Zappa. No hay bises en un programa como este.
Y hasta aquí los comentarios. Sólo decir más que tuve el placer de conocer en persona a dos viejos conocidos virtuales como Carlos Arroyero y Javier NtmeC y su pareja Cristina. Espero verlos más a menudo. A Carlos de momento muy pronto.

martes, 6 de abril de 2010

Rememorando viejos conciertos: Los Enemigos, Madrid 06/04/2002

Dentro del panorama rockero español, Los Enemigos son mis favoritos. Empecé a seguirlos cuando editaron “La vida mata” y, aunque deje de escucharlos por bastante tiempo, volví a la carga cuando editaron sus “Obras Escocidas” y “Obras Escondidas”. Fue entonces que me enteré de los planes de finiquitar la banda con una gira de despedida, así que apunté en la agenda la fecha del 5 de octubre, en la sala La Riviera de Madrid. No sé por qué pero el concierto se cambio de fecha para el sábado 6 de abril y sería el último concierto de la gira de despedida, aunque con posterioridad se añadió un show adicional al día siguiente, domingo.
Presentó a la banda el director de cine Álex Calvosotelo, que ya había filmado un documental sobre el grupo y los había hecho participar en la banda sonora de “Se buscan fulmontis”. En el escenario: un poco hablador Josele Santiago, un bastante hablador Fino Oyonarte, el “Animal” Chema Pérez, el “Cuarto Enemigo” Manolo Benítez y Pablo Novoa en labores de músico de soporte, además de la participación especial del “Siniestro Total” Julián Hernández a la voz y armónica en un par de temas. Respecto al repertorio, todos temazos en un set de al menos dos horas, creo recordar. Es tremenda la cantidad de buenas canciones que tienen esta gente y evidentemente alguna se queda fuera. Especialmente intensas me parecieron la versión de “Señora” de J.M. Serrat, la compleja de tocar “Ná de ná” y la potente “Dentro”. Entre éstas, canciones inolvidables como “Desde el jergón”, “John Wayne” y, como no, “Septiembre”. No recuerdo todas las que tocaron, pero ya digo que todas me parecieron emocionantes, y más en el contexto de casi_último_concierto_del_grupo. Después de al menos un par de bises, finalizó el concierto de un forma genial. Mientras el grupo se despedía desde el escenario, por los altavoces sonaba “Satellite of Love” de Lou Reed. Ya se retiraban todos cuando, en un arrebato, Josele tomó la guitarra y comenzó a tocar la canción sobre la música grabada. El resto de grupo se le unió rápidamente y ejecutaron una magnífica versión. No sé si estaba todo preparado, pero quedó de puta madre.
Años después de aquello, pasó lo que suele pasar en estos casos, que con la excusa de la celebración del aniversario de la edición del primer disco, Los Enemigos se reúnen de nuevo con la formación original para una serie de conciertos especiales. Es decir, que aquello ni fue despedida ni ná. Aunque parece ser que el proyecto definitivamente está abandonado. La verdad es que no sé si prefiero que vuelvan o no. Normalmente los que vuelven suelen destrozar su legado, así que mejor que se queden en casa, cada uno con sus proyectos.

martes, 23 de marzo de 2010

Mario, año y medio después

Ahí está ese duendecillo con el disfraz, totalmente artesanal, que le hizo su abnegada madre. Cosas de la guardería, ya se sabe. Espero, Mario, que cuando seas mayor no reniegues de tus padres por estas cosas.
Es increíble cómo pasa el tiempo y cómo evoluciona en todos los sentidos esta criatura que se ha convertido ya en toda una personita, con su carácter, sus gustos, sus deseos, sus capacidades. Y es maravilloso ser testigo de todo ello. Año y medio. 546 días de felicidad.

domingo, 14 de marzo de 2010

Charlie Haden - Diego Amador Group, Sevilla 11/03/2010

Jazz viene del Sur
Teatro Central

Charlie Haden: Contrabajo
Diego Amador: Piano, Cante
Israel Varela: Batería, Palmas
Diego Amador Jr.: Percusiones, Palmas
Julián Heredia: Bajo, Palmas
Óscar de los Reyes: Palmas, Baile

En realidad el grupo debía llamarse El Quinteto de Diego Amador con la colaboración especial de Charlie Haden. Y es que el programa era una colección equilibrada de temas de Haden y Amador pero siempre arreglados para un combo flamenco como éste. De hecho a menudo Amador no sólo ponía los arreglos sino también letra y voz a composiciones de Haden. En el cartel se presentaba el espectáculo como “Estreno Absoluto”.

Charlie Haden hizo su aparición en escena cuando el grupo ya había iniciado la primera composición. Se ubicó en una zona al fondo del escenario y espero a que Diego Amador le diera entrada. Dio muestras de su maestría en el desarrollo de su discurso, siempre mirando las notas en el atril, mientras Amador y el resto del grupo mantenían el pulso del tema, y hasta que estos retomaban el control con el bajo eléctrico y la batería doblando el piano de Amador. Así ocurrió en la mayoría de las interpretaciones. No me pareció que Diego Amador fuera especialmente bueno en estas labores de rítmica. No conseguía llenar y a la vez no estorbar mientras el maestro intervenía. Será que ya he visto a demasiados monstruos y Amador está muy lejos de ellos. Eso sí, cuando tomaba las riendas su energía y buen hacer eran incuestionables, bien secundados por una buena sección rítmica que incluía a su vástago en las percusiones, un batería fenomenal, un también fenomenal bajista de la escuela Benavent y un palmero baialor que también tuvo sus minutos de gloria. A todo esto, Chralie Haden (¡el maehtro Sharli Jaden!, como repitió hasta la saciedad Diego Amador) asistía impasible a los arrebatos de palmas y zapateos con cara de realmente gustarle, pero como un espectador más, sin poder aportar nada, como mucho alguna nota aislada dentro de tono.

Lo mejor, el mano a mano Haden-Amador en la pieza Free Meeting. Lo segundo mejor, lo bien que suena el Grupo de Diego Amador como grupo electrico de flamenco, ni Hadens ni nadie más.

Programa:
First song
Miel y sal
El llanto de la lluvia
La Pasionaria
Quiero olvidarte
Sandino
Soleá del Churri
Free meeting
Our spanish love song