martes, 30 de junio de 2009

Rememorando viejos conciertos: Guns N' Roses, Sevilla 30/06/1992

Tal día como hoy de hace 17 años el circo del Rock llegó a Sevilla…y nos pilló despistados. Era el año de la EXPO’92 y Sevilla era el centro del universo. La expectativa, muy grande, y alguno apostó por traer el mejor cartel del momento. Tres bandas en su momento álgido. Estamos hablando de los Soundgarden Pre-“Superunknown”, de los Faith No More de “Angel Dust” y de los Guns N’ Roses de “Use Your Illusion”. Todo en la misma velada, una calurosa tarde de verano.

Ahí estaba el tío con unos cuantos amigos en la taquilla de El Corte Inglés el primer día que se pusieron las entradas a la venta. 4.500 pelas de las de entonces. Hoy día, pensar en un cartel así por menos de 30€ parece un regalo, pero son los tiempos del eurotimo. Total, que con nuestras entradas aseguradas en el bolsillo esperamos impacientemente a que llegara el día del concierto, sin saber que fuimos de los pocos primos que compraron la entrada. Sí señor, a falta de pocos días para que se celebrara el concierto, la venta de entradas había sido tan miserable que ante la amenaza de tener que suspender el concierto no les quedó otra a los promotores que regalarlas. Una amiga me contó que se presentó su jefe en su empresa con un fajo de entradas para repartir. A otro amigo le regalaban la entrada sin más que comprar un disco de GN’R en la tienda. Sólo así consiguieron un aforo decente. ¿Cómo es posible que con un cartel como este ocurrieran estas cosas?. Tengamos en cuenta que hablamos de la primera y entonces única actuación en España de Guns N’ Roses (el concierto de Madrid se suspendió por aluminosis en el estadio Vicente Calderón). ¿Falta de promoción?...¿Falta de medios para comprar la entrada?...No lo sé, pero básicamente creo que es que aquí somos unos catetos que nos creemos que estas cosas deben ser gratis. El caso es que aquel fiasco lo hemos pagado los sevillanos con creces y no ha sido hasta hace bien poco que se vuelven a celebrar en esta ciudad eventos de esa magnitud.

Pero bueno, vamos a la parte positiva, que no fue poca: el concierto. Delante del inmenso escenario se reserva una zona privilegiada a la que sólo acceden los primeros en llegar. Este sistema, que después he visto en otros conciertos, es la solución casi definitiva para evitar desgracias como las causadas por avalanchas y además se premia a los más fieles permitiéndoles disfrutar del concierto en primera fila y sin estrecheces. Cuando llegamos nosotros ya estaba cerrada la zona y no pudimos entrar, pero un conocido lo había conseguido y lo acreditaba con una pulsera que se le entregaba. Lejos del sistema actual más sofisticado, dicha pulsera adhesiva se despegaba y pegaba con facilidad, de modo que no tenía más que salir de la zona sin pulsera, argumentaba que la había perdido y le ponían otra, y colaba a uno de nosotros con la pulsera que se había guardado. Ahora éramos dos los que podíamos hacer el mismo truco, y de esta forma nos colamos todo el grupo.
Ya perfectamente situados comenzó el concierto de Soundgarden, la banda del entonces melenudo Chris Cornell. No recuerdo mucho del concierto porque desconocía la discografía de este grupo y el concierto fue muy breve, una media hora más o menos. No sonaban mal, ¡pero se les veía tan diminutos en aquel inmenso escenario!. Todo lo contrario que los siguientes Faith No More, que aunque tenían el mismo espacio reservado, se hicieron dueños absolutos del mismo. El show de los FNM dejó pequeños a los mismísimos GN’R. Caffeine, The Real Thing, We Care a Lot, Epic…todos temazos en un show de poco más de una hora. Fue al finalizar Land of Sunshine cuando el zumbao de Mike Patton comenzó a provocar al público: “Cabrones”, “Bastardos”, era alguna de las lindezas que soltaba. El respetable comenzó a lanzar al escenario todo tipo de objetos y el Patton, lejos de amedrentarse, animaba a la gente a tirar más cosas: “Más cosas aquí!...Ahorita!...Más cosas!”, decía. De pronto, como en la película 300, el sol se oscureció. Una impresionante lluvia de botellas y latas sobrevolaba nuestras cabezas hacia el escenario. Y el Patton esquivándolas con una habilidad alucinante. “Hurt me!, Hurt me!”, seguía arengando. En pocos minutos todo el escenario era un mar de plásticos y latas. Y ellos tocando como si nada. Acojonante. Hay un vídeo comercial que se llama “Video Croissant” donde los propios FNM rememoran este concierto y lo califican como uno de los mejores de la gira.
Y tras este breve pero intenso show, abandonaron el escenario para que se preparara para los GN’R. Entre cientos de pipas correteando por todos lados, un tipo de la organización, viendo el panorama, advirtió a la audiencia que con el señor Axl y compañía nada de tirar cositas al escenario, o el concierto se va al carajo. Y la gente se comportó, creo más bien que porque se había quedado sin munición. Es curioso que en aquellos tiempos fueran tan permisivos con los posibles objetos arrojadizos. Estamos hablando de latas de refresco o cerveza que bien podrían estar totalmente llenas. Tiempos más salvajes, sin duda. En los Guns N’ Roses del año 92 no está Izzy Stradlin, y ya hace tiempo que expulsaron al drogata de Steven Adler, pero están en su momento más popular y llevan uno de los más impresionantes shows de aquellos tiempos. Pantallas y carteles gigantes, metros y metros de pasarela para correr, luminotecnia, pirotecnia, sensual sección de viento, Slash con su chistera, la Les Paul y el pelo de perro chouchou, un Axl Rose más endiosado que nunca, el petardo de Duff McKagan, versiones clásicas como Live and Let Die y Knocking on Heaven’s Door, guiños a Mother de Pink Floyd y Wild Horses de los Rolling, el Padrino, Welcome to the Jungle, Paradise City, Sweet Child of Mine....Como se dice por ahí “Guns N’ Roses at his best”. Un concierto memorable que no distó mucho de alguno que hay publicado oficialmente en vídeo.

A día de hoy día Guns N’ Roses es la banda de acompañamiento del gordo y desmejorado Axl Rose, Faith No More vuelven a reunirse después de broncas y malos rollos buscando dinero y recuperar un pasado glorioso y de Soundgarden sólo nos acordamos cuando vemos la penosa actual carrera en solitario de su líder. En fin, un lujo haber estado allí.

P.D.: También hace hoy 4 años de Sonic Youth y Mastodon en Roskilde, y 2 años de los Rolling Stones en El Ejido.

martes, 23 de junio de 2009

Mario, nueve meses después

Pues eso, que hoy cumple 9 meses, y está tremendo.

Quiz: ¿qué portada se homenajea en la foto? (absténganse lizteros)

viernes, 19 de junio de 2009

Pat Metheny & Anna Maria Jopek: Upojenie

No es ningún secreto que Pat Metheny es una de mis debilidades. No sólo porque es un virtuoso guitarrista sino porque ha demostrado que se desenvuelve con la misma soltura en el clásico trío o cuarteto de jazz que con su grupo de multiinstrumentistas. Que lo mismo graba un disco de standards que graba música inclasificablemente comercial. Por no hablar del impresionante elenco de músicos con los que ha compartido sesión o las variopintas guitarras que gasta. En fin. Un solo post para alabar a este hombre.
Pero en esta ocasión sólo quiero hablar de su penúltimo proyecto. Un disco a dúo con la desconocida cantante polaca Anna Maria Jopek. El disco básicamente consiste en poner voz a composiciones del Pat Metheny Group. Si a esto le unimos interpretaciones de canciones tradicionales polacas y temas originales de la propia Anna Maria y de su marido, un tal Marcin Kydrynski, resulta un disco delicioso. Y digo delicioso porque es increíble lo bien que encaja la voz de esta cantante en las composiciones de Metheny, con una letra original cantada en polaco y música, también interpretada, por músicos polacos. Upojenie significa Éxtasis, como así relata Kydrynski en el libreto interior.

domingo, 7 de junio de 2009

AC/DC, Madrid 05/06/2009

Estadio Vicente Calderón

Angus Young: Guitarra
Malcolm Young: Guitarra, Voz
Brian Johnson: Voz
Cliff Williams: Bajo, Voz
Phil Rudd: Batería

Pues estuve viendo a AC/DC el pasado viernes en Madrid. Aunque es la primera vez que los veía en directo, fue tal y como me lo esperaba y no me decepcionaron. A pesar de que el setlist era de sobra conocido y el mismo sin variaciones que llevan interpretando desde comenzó la gira allá por febrero, los tíos se entregaron (o al menos lo parecía) como si fuera la primera noche del tour. Es admirable que en las dos horas de concierto Brian Johnson no pierda la sonrisa y que Angus Young no descanse de su baile de San Vito. Que el otro Young y Cliff Williams sigan con sus ensayados paseitos al micro y el impasible Phil Rudd con su ritmo machacón, noche tras noche, como siempre. Tampoco faltaron los mismos trucos y artificios que llevan haciendo 20 años: la inmensa campana, la Rosie inflable, el strip-tease y el solo de Angus, los cañones…Todo para complacer a un público que espera exactamente eso.
El estadio estaba hasta la bola, así que uno que está también mayor buscó la comodidad de la grada. Allí pasamos algún frío y nos mojamos algo, pero vamos…mariconadas para alguien que ha sobrevivido al Espárrago 2000 y al Roskilde 2004. ¡Señor Angus!...¡a su edad no debe pasar más de medio concierto descamisado y en pantalón corto!...¡que hace frío y llueve!. Me parece increíble que no coja una pulmonía. En la audiencia, varias generaciones de gente de todo tipo. Desde abueletes con camisetas negras hasta críos de 8 o 9 años (¿pueden entrar niños en un espectáculo como éste?). Pero todos disfrutando de unos auténticos AC/DC que ya digo, no decepcionaron.
Setlist:
Rock N Roll Train
Hell Ain't a Bad Place to Be
Back in Black
Big Jack
Dirty Deeds Done Dirt Cheap
Shot Down in Flames
Thunderstruck
Black Ice
The Jack
Hells Bells
Shoot to thrill
War Machine
Dog Eat Dog
Anything Goes
You Shook Me All Night Long
TNT
Whole Lotta Rosie
Let There Be Rock
---
Highway To Hell
For Those About to Rock