viernes, 10 de marzo de 2017

Félix Roquero (y amigos), Sevilla 09/03/2017

Presentación del álbum "Al natural"
Sala Malandar

Félix Roquero: Guitarra
Manuel Nieto: Bajo
Anabel Pérez: Teclado
Marcos Gamero: Batería
---
Diego Ruiz: Bajo
Rolando Ochoa: Flauta
Jimmy González: Batería
El Pequeño Carlos: Guitarra
Marcos Munné: Guitarra





Corría el año 90 y en el taller de costura de la madre de Santi nos juntábamos a tocar. Ya nos salía el riff del Smoke On the Water y estábamos muy contentos de los progresos cuando un día apareció Félix con sus gafas de culo de botella y su guitarra amarilla con la pegatina de la lengua de los Rolling del Urban Jungle. Se puso a tocar el Star Star y el cabrón la clavaba. Luego se metió con el Honky Tonk Women y nos confesó que se sabía tocar el Love You Live enterito. ¡Será mamarracho el nota este que viene aquí a vacilarnos!. Desde ese día nos tuvimos que rendir a sus pies. Yo de mayor no quería tocar como Eric Clapton. ¡Quería tocar como Félix Roquero!. Blues, Rock, Bluegrass, Swing, Boleros...da igual lo que le eches. Lo toca todo como si se hubiera criado el Memphis, en Chicago, en Nueva Orleans, pero no, es de aquí y anoche rodeado de familiares y amigos nos hizo disfrutar de SU música.


Un tío como Félix que lleva toda la vida tocando en mil y un combos distintos, acompañando a grandes y pequeños, merece dejar un legado con su firma personal, y lo ha conseguido con el disco que acaba de sacar y que presentó anoche. En Al Natural hay ocho temazos del propio Félix, que ha grabado seguro que con mucho cariño acompañado de grandísimos músicos por todos conocidos que han dejado su impronta en el disco con un virtuosismo y sonido cojonudo. Todos instrumentales tenemos ¿rock?, ¿jazz?, ¿jazz-rock?. Da igual. Es un gustazo de disco. E igual de gustazo fue escucharlo en directo al completo interpretado si bien no por exactamente los mismos músicos, sí por otros igual de cojonudos.


Impresionantes fueron todos, pero lo del bajista Manolo Nieto...juega en otra liga. La primera mitad del concierto, con la banda titular y tocando los temas del disco fue quizá la que más me gustó. La primera triada fue insuperable, sobre todo en Coltraneroll. Supongo que el título lo dice todo. A partir de ahí se sucedieron las subidas y bajadas del escenario de colegas y los temas ensayados llevaron a otros pachangueos. El tiempo vuela y pronto llegaron al final del set con un blues de esos que se pueden estirar hasta el infinito y más allá, para terminar con un bis donde interpretaron un tema improvisado, aunque nadie lo creería si no se lo dijeran. Desde luego que todos parecieron pasarlo bien durante toda la velada aunque sin duda el que mejor se lo estaba pasando era Félix. Me alegro mucho por ti compañero. Te lo mereces.

Repertorio:
Aquí tresillo aquí te mato
Más de lo mis
Coltraneroll
Samba do narciso
Cuestión de confianza
A bocajarro
Ma non cantábile
Tito Bill / Down the Coast
---
Improvisación


lunes, 27 de febrero de 2017

Brad Mehldau Trio, Sevilla 26/02/2017

Auditorio Box

Brad Mehldau: Piano
Larry Grenadier: Contrabajo
Jeff Ballard: Batería

Con mucho entusiasmo como siempre recibo la noticia de que Brad Mehldau vuelve a visitarnos. Esta vez viene en formato trío pero eso es lo de menos. En cualquier formación o con cualquier acompañante, un concierto de Mehldau es una delicia que nadie debe perderse, sobretodo si se es amante del Jazz. Yo, como tantos otros, lo descubrí cuando me enteré que había por ahí un pianista de Jazz que hacía versiones de Radiohead. La primera vez que se me puso a tiro fue en el 2004, en el Teatro Central y en formato trío, con Larry Grenadier y mi admirado Jorge Rossy. A partir de ahí, como colíder con Pat Metheny, a dúo con Joshua Redman o en solitario...han sido cinco maravillosas veces contando la de anoche.

Localidades de lujo en el flamante auditorio Box

Cada vez que escucho a Brad Mehldau me envuelven y me embriagan las notas que salen de ese piano tocado por esos deditos. Verlo tocar además en directo es una experiencia única, que no puedo asemejar a la que haya tenido con ningún otro pianista (y he visto muchos). Verlo pellizcar las teclas, aporrearlas, cambiar de manos, contonearse sobre blancas y negras, escuchar esas melodías, propias y ajenas...es una experiencia muy gratificante. Yo no soy músico ni sé mucho de música por lo que no sé qué técnica o virtuosismo hay detrás de esa experiencia. Para eso mejor escuchar a músicos hablando del músico, como en el magnífico programa del amigo Ramón García.


Anoche, con sus acompañantes y sin duda amigos Larry Grenadier y Jeff Ballard, nos regaló un repertorio de lo más interesante. Para empezar una tripleta de temas inéditos, según palabras del propio Mehldau. Un primer tema propio denominado, si mi oído no me engaña, Gentle John, muy del estilo compositivo de Mehldau, seguido de un segundo tema también propio denominado Strange Gift. Hasta aquí, debo decir que me rechinó un poco el toque de Jeff Ballard. Con una doble caja en su set de batería que le hacía sonar un poco estridente, me daba la impresión que no acababa de coger el pulso de Mehldau y Grenadier, haciéndome echar de menos a su antecesor Jorge Rossy, pero en el tercer tema de título por definir, se resarció totalmente y a base de sudar la camiseta (literalmente) nos demostró por qué él y no otro está en este trío.


Tras un pequeño mosqueo con el técnico de luces, Brad nos sigue presentando los temas, pasando ahora a un set de versiones. Empezando por una bossa nova del brasileño Chico Buarque, pasando por I Concentrate On You, de Cole Porter y presente en su último disco como trío, Blues and Ballads (2016), continuando con una incendiaria Airegin de Sonny Rollins, y finalizando de forma sosegada con una última versión de Sidney Bechet: Si tu vois ma mère. El talento de Brad Mehldau para las versiones es impresionante. Nadie como él lleva un tema ajeno a un terreno tan personal y redefinido. No por nada fue a través de las versiones que consiguió atraparme. Destacar en esta parte del concierto la labor de sus acompañantes que se salen literalmente en ese tour de force que fue Airegein. Grandes Larry y Jeff.

Con esta posturita se emboba Mehldau ante el solo de batería de Ballard

Y en un suspiro, como suele ocurrir, llegamos a los bises, con el West Coast Blues (gracias Ramón) de Wes Montgomery y una última versión, la también muy brasileira It Might As Well Be Spring. Brad se despide, se esfuerza por hablar en español, y deja a todo el auditorio en pie, satisfecho de lo visto y convencido de que la entrada valía los leuros pagados por ella.

La camisa de Ballard no es de diseño. Sudó la gota gorda.

Me he metido mucho con Brad Mehldau. ¿Qué queréis que os diga?....prácticamente en todos y cada uno de los conciertos ha habido algo que le ha molestado y que ya no ha podido borrar de su cara la expresión de mosqueo. En lo musical nunca ha parecido restarle pero desde luego no es alguien a quien me acercaría a pedirle un autógrafo. Anoche fue diferente. A pesar del encontronazo con el técnico de luces ("this is not a lights show!", le recriminó), se mostró muy agradable con la audiencia durante todo el concierto y me caí de espaldas cuando, minutos después de finalizar, apareció por el hall del auditorio y se prestó a hacerse fotos y firmar discos con los cuatro gatos que aún quedábamos por allí. Fue el colofón a una noche especial. Gracias Brad.


Setlist:

Gentle John
Strange Gift
Untitled
Valsa Brasileira (Chico Buarque)
I Concentrate On You (Cole Porter)
Airegin (Sonny Rollins)
Si tu vois ma mère (Sidney Bechet)
---
West Coast Blues (Wes Montgomery)
---
It Might As Well Be Spring (Hammerstein/Rodgers)