lunes, 28 de marzo de 2011

Roger Waters, Madrid 25/03/2011

Palacio de los Deportes

Roger Waters: Voz, Bajo, Guitarra, Trompeta
Snowy White: Guitarra
Graham Broad: Batería, Percusión
John Carin: Teclados, Guitarra, Voz
Dave Kilminster: Guitarra
G.E. Smith: Guitarra, Bajo
Robbie Wycoff: Voz
Harry Waters: Órgano, Voz, Acordeón
Jon Joyce: Coros
Kipp Lennon: Coros
Mark Lennon: Coros
Pat Lennon: Coros

Hace 30 años que Pink Floyd llevó su ópera rock "The Wall" a los escenarios. Por cuestiones logísticas, era inviable trasladar el despliegue de una ciudad a otra por lo que el show sólo se representó en cuatro ciudades: Nueva York, Los Angeles, Londres y Dortmund. 30 años después, el principal protagonista de aquella magna obra sale de nuevo a la carretera dispuesto a levantar y tirar muros por medio mundo.
El concepto y desarrollo del espectáculo sigue intacto respecto a aquellas representaciones y sólo ha cambiado la banda y la tecnología. Respecto a lo primero, aparte del propio Roger Waters figura Snowy White, fiel músico de Waters que ya acompañó a Pink Floyd entonces como músico adicional. Y respecto a lo segundo, pues la diversidad de materiales y efectos de los que se dispone hoy día están a años luz de las posibilidades de hace 30 años y nos permite disfrutar de un espectáculo mayúsculo, hoy en Madrid y mañana en Barcelona.
A pesar de todo, tocar y representar “El Muro” en directo es una empresa complicadísima. En la parte musical es inevitable tirar continuamente de música pregrabada. No sólo las partes orquestadas y efectos sino la propia voz de Waters en temas como The Trial, donde hacía playback descaradamente. En lo visual, requiere no sólo levantar un muro de 10 m de altura a la vista de todos sino además proyectar sobre él todo tipo de imágenes que refuerzan la música, marionetas gigantes con protagonistas de la trama, fuegos artificiales...para finalmente tirarlo todo. Las animaciones proyectadas, tanto en el muro como en la gran pantalla circular, son las originales que creó Gerald Scarfe para la película aunque algunas de ellas han sido “remasterizadas” y completadas con efectos digitales. También las grandes marionetas y el cerdo volador han mejorado en estética, aunque siguen siendo tan feas y desagradables como las originales.
Junto al ya comentado Blancanieves, encontramos en la banda a veteranos de giras anteriores como Graham Broad y Dave Kilminster, algún antiguo acompañante de las últimas giras de Pink Floyd como John Carin, el gran G.E.Smith en guitarra y bajo (qué peaso de chorla tiene el colega) y un inmenso, inmensísimo Robbie Wycoff llevando todo el peso de la voz. Como dato curioso, el hippy barbudo y melenudo de los teclados, es Harry Waters, hijo de Roger.
La pasada noche volví a llorar en un concierto. Literalmente. Ya me ocurrió cuando hace unos años les vi tocar íntegramente el "Dark Side Of The Moon". Escuchar de nuevo estas canciones, en directo, y con ese muro por delante hizo que se me saltaran las lágrimas al menos en dos ocasiones: en What Shall We Do Now (nunca he entendido por qué está canción quedó fuera del álbum original) y en Hey You (y es que en ésta segunda, con todo el muro completado y la banda tocando tras él, ocultos de la vista, la experiencia fue muy emocionante, además de tremendamente inusual). No es que sean las mejores canciones del show, pero me emocionaron especialmente. También emocionante fue cuando Dave Kilminster arranca el solo de guitarra de Comfortably Numb desde lo más alto del muro. Decía David Gilmour que en los conciertos de “The Wall”, aquel esa su momento. Imagino que Kilminster debe sentir algo muy parecido. Y lo más espectacular, ese primer In The Flesh, con todos esos fuegos artificiales y el spitfire que se estrella sobre el muro (eso no lo vi venir…voló justo por encima de mi cabeza y sólo vi el estallido final). Por último precioso, el acto final de Outside The Wall, interpretado por todos los músicos en fila, al pie del escenario, con los restos del Muro detrás.
Roger Waters está mayor, y se le ve cansado por momentos. Pero al mismo tiempo feliz de haber podido acometer este proyecto, al igual que hizo hace unos años con "Dark Side Of The Moon". No es que quiera jubilarlo pero me da la impresión (y no sé si por ahí hay alguna noticia al respecto) de que con esto se retira. Condenada la posibilidad de una reunificación de Pink Floyd tras la muerte de Rick Wright, creo que ha puesto un colofón más que digno a su “vida en la carretera” y, sobretodo, ha hecho tremendamente feliz a gente como yo, que ha visto cumplido el deseo de ver y sobretodo escuchar con la energía de un directo dos de los mejores discos de la historia.

Primera Parte:
In the Flesh?
The Thin Ice,
Another Brick in the Wall Part 1
The Happiest Days of our Lives

Another Brick in the Wall Part 2
Mother
Goodbye Blue Sky
Empty Spaces
What Shall We Do Now
Young Lust
One of My Turns
Don't Leave Me Now
Another Brick in the Wall Part 3
The Last Few Bricks
Goodbye Cruel World

Segunda Parte:

Hey You
Is There Anybody Out There?
Nobody Home
Vera
Bring the Boys Back Home
Comfortably Numb
The Show Must Go On
In The Flesh
Run Like Hell
Waiting for the Worms
Stop
The Trial
Outside the Wall

3 comentarios:

manel dijo...

A mi no me gustan demasiado PINK FLOYD y especialmente el muro, disco y film,me parece algo plomizo.Peor me alegra que aquellos que lo disfrutáis lo estéis haciendo a tope. Clro que sí. Saludos.

lu dijo...

Tuvo que ser impresionante, enhorabuena por tachar otro sueño cumplido.
Besos!

Benet García dijo...

Con tu icono de Frank Zappa es imposible que no te tenga presente.

Te enlazo a mi blog.
www.rockfloyd.com