martes, 8 de julio de 2008

Yo fui a Rock in Rio


5 de julio de 2008, Ciudad del Rock, Arganda del Rey, Madrid

Y eso que pensaba no ir. Pero es que últimamente estoy sembrao y gracias a un concurso de Toyota me hice con dos entradas para los conciertos del sábado. Consistía en contar por teléfono “la mayor locura que hayas hecho por tu artista favorito”. Locura, lo que se dice locura, no he hecho ninguna, pero me acordé de cómo en el año 2004 en cierto modo perseguí a David Bowie primero hasta Dinamarca y luego hasta Santiago de Compostela, para que finalmente me dejara tirado al suspender la gira. Pensé que podría sacar partido al disgusto y así fue. Increíblemente mi historia fue la ganadora.

Me comunicaron lo del premio el miércoles, así que tuve que correr para organizarlo todo. Tendría que buscar un acompañante, ya que Lidia lamentablemente no está en disposición de salir de gira, y por puntuación de baremo se lo ofrecí a Iván, que aceptó casi sin pestañear. El contacto en Toyota (gracias Ana Gómez por todas las atenciones) nos citó en la “Ciudad del Rock” el mismo sábado a la hora de apertura de puertas, a las 17:30, y allí nos hizo entrega de las entradas. El premio incluía además un pase de backstage.

Celebrar el Festival Rock in Río en Arganda del Rey me parece tan ridículo como celebrar un festival de Woodstock en Dos Hermanas. El recinto estaba en una zona desértica de lo más desalentadora y hacía bastante calor, aunque conforme avanzaba la tarde la temperatura pasaba a ser realmente agradable. Una vez dentro parecía casi un parque de atracciones, con su noria, pistas de skate, una rampa helada para deslizarse sobre unos donuts, tirolina. Todas las atracciones eran gratuitas y yo me hubiera lanzado por la tirolina si no fuera por la tremenda cola. Innumerables fuentes brotaban del suelo con fuerza para refrescar a cualquiera que lo desease, lo cual está muy bien por el calor, pero a mi me parecía un derroche de agua tremendo (tenía entendido que proteger el medio ambiente era una de las máximas del festival).

Ana nos había citado en el chiringuito de Toyota donde nos regalaron unas camisetas y merchandising variado. Unos chicos la mar de simpáticos me hicieron una entrevista que grabaron y filmaron y a continuación una chica de la organización nos llevó a todos al famoso backstage. Fuimos a la parte de atrás (muy atrás) del impresionante Escenario Mundo y allí visitamos la zona de recreo y los camerinos de los artistas. Conocimos a un paisano que se dedicaba a poner copas y nos cruzamos y nos hicimos unas fotos con gente que pasaba por allí como Rosario Flores y los ex-Ketama Antonio y Juan Carmona. Era el único “artisteo” que andaba por allí a esas horas ya que poco después actuarían como los “Flamenco All Stars”. Y poco más. La verdad es que teníamos los movimientos muy limitados. El pase no era precisamente un “Access All Areas”, pero fue una bonita experiencia.

Después de todo esto ya nos dejaron a nuestro aire, con el compromiso de hacer más tarde de nuevo una entrevista esta vez para Cadena 100, que también era partícipe del concurso. Esta entrevista no llegó a producirse por ciertas circunstancias. Nos fuimos al escenario “Hot Stage” a ver a Suzanne Vega. ¡Qué cabrones!. El nombre del escenario viene que ni pintado, ya que a esa hora (sobre las 7 de la tarde) estaba tocando la pobre Suzanne con todo el solano de frente. Refugiados a la sombra vimos un concierto breve y muy agradable, que finalizó con la preciosa “Marlene on the Wall” y las manidas “Luka” y “Tom’s Diner”. A continuación subió Zucchero al escenario, pero nos fuimos a dar una vuelta con la esperanza de ver algo más interesante. Finalmente acabamos de nuevo en el escenario Mundo donde iba a comenzar el concierto de Estopa. Me caen muy bien los “hermanicos” pero su música no entra precisamente en mi discoteca. De todas formas no teníamos nada mejor que hacer, así que vimos el concierto tumbados a la bartola en el césped artificial y a la sombra. A nuestras espaldas, la zona VIP, a kilómetros de distancia del escenario, donde la gente guapa e importante se había gastado un pastón por no perderse un acontecimiento así, pero con todas las comodidades. Tras el concierto salimos huyendo de allí, ya que a continuación venía Alejandro Sanz. Aprovechamos entonces para ir a comer algo, pues ya apretaba el hambre. Después de más de media hora haciendo cola conseguimos que nos sirvieran unas semi-vomitivas pizzas y baguettes, de las que dimos buena cuenta mientras al fondo berreaba A.S.

Y ya por fin nos acercábamos a la hora de la única razón por la que estaba allí: el concierto de The Police. Puntual a las 00:15 comenzó a sonar “Get Up, Stand Up” por los altavoces y a continuación saltaron al escenario un barbudo Sting, un tremendamente viejo Andy Summers y un canoso Stewart Copeland. Sí, ya sé que más viejos están Mick Jagger y Keith Richards, pero es que ellos no se han ido nunca, y se nota menos. El setlist parecía sacado de un Greatest Hits edición doble. No faltó ni uno sólo de sus éxitos. Personalmente hubiera prescindido de “Demolition Man” y la hubiera cambiado por “Bring on the Night”, “Synchronicity II”, o por “Murder By Numbers” para bordarlo. Sting estuvo muy bien en la voz (dentro de sus limitaciones, claro). Andy Summers me pareció por momentos genial y por momentos torpón con las seis cuerdas. Y Stewart Copeland sigue siendo un pedazo de batería y uno de mis favoritos de siempre. Me resultaron originales y extraños los acordes de introducción de muchas de las canciones. Supongo que uno tiene grabadas con fuego la versiones originales, que además están muy bien producidas. También me gustó mucho la interpretación de “When The World is Running Down” (con su guiño a "Hey Joe"), aunque por otra parte un tema tan potente como “So Lonely” me sonó realmente flojo. Tras dos bises y casi dos horas de concierto, se despidieron definitivamente (impresionante el cierre con "Next To You"). Ha sido increíble poder verlos juntos después de más de 20 años.

Y hasta aquí mi periplo por RiR. Ya sólo quedaba el infierno de más de 50000 personas desalojando un parking. No sé si habrá más ediciones pero yo sólo digo: “Bring RiR Back Home”.

Repertorio.
Message in a Bottle
Walking on the Moon
Demolition Man
Voices Inside My Head / When The World Is Running Down
Don't Stand So Close to Me
Driven To Tears
Hole In My Life
Every Little Thing She Does Is Magic
Wrapped Around Your Finger
De Do Do Do, De Da Da Da
Invisible Sun
Can't Stand Losing You/Reggatta De Blanc
Bis I.
Roxanne
King of Pain
So Lonely
Every Breath You Take
Bis II.
Next To You

2 comentarios:

Arroyero dijo...

Me dicen varios amigos y críticas que he leido por ahí que los Police fueron lo mejor del RiR, y que evitaron la sensación de Revival de otros grupos.

Lo que no dices es: ¿Te ha tocao un Toyota?

David González dijo...

Con esa broma me presenté en el stand de Toyota. Le dije a la chica que estaba allí: "hola, vengo a recoger el coche que me ha tocado en un concurso". La pobre se quedo descuadrada. Hubiera cambiado el concierto de Police por el de Neil Young la semana anterior. Afortunadamente me desquitaré este sábado viéndolo en Oeiras (Portugal). Pero sí. Sin duda de lo mejorcito.