martes, 23 de marzo de 2010

Mario, año y medio después

Ahí está ese duendecillo con el disfraz, totalmente artesanal, que le hizo su abnegada madre. Cosas de la guardería, ya se sabe. Espero, Mario, que cuando seas mayor no reniegues de tus padres por estas cosas.
Es increíble cómo pasa el tiempo y cómo evoluciona en todos los sentidos esta criatura que se ha convertido ya en toda una personita, con su carácter, sus gustos, sus deseos, sus capacidades. Y es maravilloso ser testigo de todo ello. Año y medio. 546 días de felicidad.

3 comentarios:

manel dijo...

Los mios ya tienen 9 y 6 años..Y me parece que fue ayer cuando nacieron...El grande ya me pide que le ponga a KISS!!! Un saludo.

David González dijo...

jeje...el mío aún es pequeño para hacer peticiones pero cualquier melodía que escuche en casa o en el coche le activa el resorte y empieza a bailar. Claro que la sonrisa de oreja a oreja se le pone con los Cantajuego, no con los Rolling Stones. Saludos compañero.

Anónimo dijo...

pues ya va siendo hora de que disfrute con sus majestades :D